martes, 4 de septiembre de 2012

IBEROAMÉRICA A TROZOS (O COMO NO VER NI EL BOSQUE LITERARIO NI SUS ÁRBOLES-LIBROS PARA NIÑOS)




Desde el año 2004 una fundación española unida a una editorial con presencia y predominio en el mundo literario infantil y juvenil (Fundación Santa María o en su anagrama: Fundación SM) se ocupa de publicar un anuario para explicar cómo ha funcionado esto de la LIJ en España y parte de América en los últimos doce meses. Hace poco tiempo ha sido publicada la última entrega: el Anuario Iberoamericano sobre el Libro Infantil y Juvenil 2012, un libro de 228 páginas que no habla del 2012, sino del 2011 (con artículos que llevan a recorridos literarios por siglos anteriores al XXI).

Una formula esta del anuario (véase en tres partes en  http://www.fundacion-sm.com/ver_noticia.aspx?&id=30439 o en una sola en: http://www.literaturasm.com/archivosCMS/3/3/47/usuarios/234803/13/20120309122337N_d6fb69bf-85a0-4158-8771-69564411d1d6.pdf  ) que la editorial marianista repite una y otra vez en un intento de “reunir en un volumen anual toda la información disponible sobre la LIJ”, “desde el compromiso y la generosidad”. Pero… no todo el monte es orégano, sino que el orégano solo está “en los países en los que la Fundación y el Grupo SM están presentes”. Así, un anuario Iberoamericano se convierte en menos de medio Iberoamericano al analizar solo 9 de los 22 países con idioma oficial portugués o español. Es decir: IBEROAMÉRICA A TROZOS.

Literaturas de gran tradición y múltiples obras infantiles de calidad como la cubana o la uruguaya brillan por su ausencia, lo mismo que la de países como Ecuador, Portugal, Venezuela o Paraguay, país este con un despegue de calidad y publicaciones en el año 2011 grande. Y, ya que es una editorial religiosa, en el limbo quedan los libros para niños bolivianos, nicaragüenses, panameños o costarricenses. La generosidad parece que tiene más que ver con lo oneroso que con lo generoso (sin meternos en otras Honduras, país que tampoco aparece).

El libro, tras las palabras introductorias de la gente de SM, comienza con una visión general de la LIJ en Iberoamérica del especialista cubano, residente en Estados Unidos, Antonio Orlando Rodríguez. Difícil su tarea y parcial su visión “a vuelo de pájaro”, donde con una mirada optimista de la LIJ repasa géneros y temas por países. Un largo artículo que es lo mejor del anuario, donde se nota un gran esfuerzo de documentación que por lo inabarcable de la tarea tiene sus lagunas (lagos en el caso de su visión de la producción española y argentina).

Del resto de las parcelas, destacar las dedicadas a España y Colombia, que por su brevedad se hacen más dinámicas de leer y sus autoras (Victoria Fernández y Beatriz Helena Robledo) logran dar realmente una visión general sin caer en la acumulación de autores y libros. Acumulación de nombres (decenas y decenas en algunas páginas) en el trozo argentino y de números en el brasileño, artículo este que contiene algunos de los mejores libros que se han editado en el 2011.

Cabría hacer un listado país por país por tamaño de su trozo nacional en el libro medido en páginas. El “medallero” quedaría así:

Argentina                    26
Chile                           24
México                        14
España                       12 (más 12 de Cataluña, 10 de Galicia y 12 del País Vasco)
Colombia                    12
Puerto Rico                 12
Perú                           12
Brasil                           8
Republica Dominicana    4

A uno le duelen las ausencias, pero le molestan más las muchas presencias. Este es el caso del artículo argentino que parece un catálogo exhaustivo y sin ningún análisis de autores, editores, especialistas, conferenciantes, profesores universitarios y experiencias varias. Nombres y más nombres llenan páginas (listado, por ejemplo, de ¡44! editores con nombres y apellido) y exhaustividades como las cuatro páginas dedicadas a un canal televisivo educativo (del mismo tamaño que todo el artículo de la República Dominicana) o el largo y muy parcial apartado de “un poco de historia”. Parece que la articulista –Nora Lia Sormani- tenga que hacer patria y no pueda dejar a nadie en el tintero (que lo deja), teniendo que reflejar largamente todo lo oficial (tres páginas para una asociación, por ejemplo) en una época y un país en que discrepar empieza a ser arriesgado. Como arriesgado es decir, contrariando lo que se lee en el anuario, que 2011 fue el año del gran homenaje del pueblo argentino a María Elena Walsh, citada en muchos encuentros y ferias del libro, con varios recitales especiales de sus canciones en escenarios diversos, pero sin una sola exposición conmemorativa hecha con rigor (la de la Feria Infantil del Libro fue vergonzosa), ni un estudio nuevo, ni una reedición critica o un documental trabajado.
 
Un Anuario Iberoamericano quizás debería ser otra cosa o tener otras visiones. El de la Fundación SM no parece que logre una visión ni anual ni Iberoamericana. Pero parece que se quiere una LIJ a trozos y esto sí se logra. A los lectores nos toca esta labor; ya lo decía el otro Marx: “Trocitos del mundo, uníos”.


2 comentarios:

  1. A algunos se les hace difícil, cuando no imposible, la imparcialidad. Muchos comen y dan de comer en base a favores y devoluciones de favores, en especial en el ambiente de la crítica. ¿La sinceridad? Bien, gracias.
    DW

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, mi nombre es Elvira Rosales, mi correo es flake1969@gmail.com
    El Fondo de Cultura Económica está interesado en establecer contacto con su revista para la difusión de sus publicaciones del departamento de Obras para niños y jóvenes. Para esto le pedimos de favor nos proporcione un correo y el nombre de la persona responsable con quien establecer un contacto formal.
    De antemano gracias y saludos cordales.

    ResponderEliminar